Arsacal
button
button
button
button


Una figura de conexión...

Ordenación sacerdotal en el día de San Bernabé

Nieuws - gepubliceerd: zondag, 12 juni 2022 - 1043 woorden

El texto en español de la homilía en la ordenación sacerdotal de Jaider Chantre Sancez, preparado para su familía.

Hier vindt U de Spaanse tekst van de preek bij de pries­ter­wij­ding die aan de familie van de wij­de­ling is gegeven.

ORDENACIÓN SACERDOTAL JAIDER CHANTRE SÁNCHEZ,

CATEDRAL 11 DE JUNIO DE 2022

Queridos hermanos y hermanas Jaider,

San Bernabé, cuyo memorial celebramos hoy, fue discípulo del Señor; incluso se le llama “apóstol” en los Hechos de los Apóstoles y estuvo presente en el Concilio de Apóstoles en Jerusalén. Era, nos dice la primera lectura, “un buen hombre, lleno del Espíritu Santo y de fe”.

No es que todo fuera color de rosa en su vida: con el fogoso Pablo, a quien Bernabé había conducido a la comunidad cristiana, las tensiones surgían más a menudo, porque Pablo no era tan rápido en encontrar un compromiso, que estaba mas en la naturaleza de Bernabé. Bernabé a menudo ha mediado y ha logrado mantener un buen contacto con judíos y gentiles, con Pablo y los demás cristianos.

Fue una figura de conexión entre los diferentes grupos de personas en las primeras congregaciones cristianas, donde su modestia cierta­mente ayudó; porque al principio Bernabé tuvo una posición central, como una especie de decimotercer apóstol, pero gradual­mente fue eclipsado por el ardiente y talentoso Pablo, quien toma la delantera en su misión. Pero Pablo y Bernabé no siguieron caminos separados hasta que Pablo se negó a seguir lle­vando a Marcos en sus viajes misioneros, porque los había abandonado. Entonces Barnabas no dejaría caer a Marcus.

Esta es una hermosa imagen de un sacerdote en la comunidad. Intenta conectar, reconciliar diferentes caracteres y tempera­mentos, pero también liderar.

Querido Jaider, quizás no haya un santo más bello para este día de tu santa ordenación que San Bernabé, pues la imagen que de él surge de la Sagrada Escritura es tan polifacética como puede serlo la imagen de un sacerdote.
Sé un buen sacerdote, "un buen hombre", "lleno del Espíritu Santo y de fe"! Esa es nuestra primera misión como sacerdote - en toda nuestra fragilidad humana - tratar de ser un buen cristiano, cuidarse espiritual­mente para ser un buen pastor de los demás.

Alimenta tu alma, ali­menta tu fe. Y haz como los apóstoles. Porque los discípulos se encerraron en el aposento alto en oración, para recibir el Espíritu Santo. De la misma manera te has preparado en este día a través de ejercicios espirituales, un retiro, por lo que siempre es importante para nosotros tomar distancia, tomar tiempos de reflexión y oración para volver a crear un “otro Cristo” con nueva inspiración. y fuerza, para que los hombres encuentren en nosotros a Jesús misericordioso, el buen Pastor, lleno del Espíritu Santo.

Así que Bernabé fue también quien presentó a Pablo a la comunidad cristiana; lo hizo primero en Jerusalén (Hch 9,27) y luego en Antioquía, como escuchamos en la primera lectura. Muchos creyentes mantuvieron a Pablo a distancia, porque había sido un perseguidor de los cristianos, pero Bernabé se aseguró de que fuera bienvenido.

Querido Jaider, esa es también una gran tarea para ti como sacerdote y para todos los fieles con los que trabajas: aco­ger a las personas, hacer que las personas se sientan bienvenidas en una iglesia acogedora. Bernabé nos invita a ver más las posibilidades de las personas que sus limitaciones, más lo que nos conecta que lo que nos separa de ellas. Comprendió a las personas que estaban al comienzo de un camino con Jesús y mucho más que el sentimiento de que aún no eran lo suficiente­mente buenos, les comunicó que eran cálida­mente bienvenidos a caminar en los pasos de nuestro Señor.

La primera vez que oímos hablar de Bernabé en los Hechos de los Apóstoles es cuando vendió un campo, una tierra fértil, para poner su dinero a los pies de los apóstoles. Además, sabemos que Bernabé, como Pablo, se ganaba la vida (1 Cor. 9, 6). Esto también pinta una imagen de Bernabé: no estaba atado al dinero y las posesiones, no contaba con los regalos de los demás. Era sencillo, servil, un pastor que no tomaba, sino que daba. Una vez más, ¡qué maravilloso ejemplo es este para nosotros!

Querido Jaider, sé que quieres seguir este ejemplo con todo tu corazón y alma. No te haces sacerdote para hacerte rico y disfrutar de estatus y pres­tigio. Te haces sacerdote por amor al evangelio, por amor a Jesucristo, a su Iglesia ya las personas.

Este Bernabé fue un hombre que salió al pueblo, realizó muchos viajes misioneros, predicó incansable­mente el evangelio. Por eso en la primera lectura se le llama profeta y maestro y en el Evangelio se habla del envío de los discípulos.

Al mismo tiempo, Bernabé fue alguien que trató de ser una figura de conexión, trató de unir a las personas, no echó leña al fuego de la emoción y la división, pero sí encendió el fuego del Espíritu Santo.

Estimado Jaider, muchas personas ya han conocido algunos de tus talentos en los últimos tiempos. ¡Que siempre seas un sacerdote según el corazón de Jesús!

¡Bendito sea tu ministerio sacerdotal!

Terug